Páginas vistas en total

Diario personal jotapeniano

miércoles, 16 de noviembre de 2016

GENTE

 Pluralidad de personas…

Buenas, soy Jotapé y me gusta reflexionar.

Cuando tienes cierta edad, tienes esa experiencia con la que te sientes que lo has visto todo: que todo has conocido. Pero como siempre, uno se equivoca. Siempre hay cosas nuevas, nuevas personas que te sorprenden o, incluso, aquellas que por más que intentes darles un voto de confianza, seguirán siendo tal y como las ves. Ayer, ahora y en el futuro.

Familia, amigos, compañeros y otros, podrían ser los grupos más generalizados, o en los cuatro grandes estamentos en que se puede englobar a la gente. El primero y el tercero te vienen impuestos. Te pueden gustar o no, pero sea como sea, te los tienes que comer con patatas. Y según cómo, en patatas baratas tipo restaurante “fast food” y, además, cuando pillas en mal día al que te tiene que servir las patatas y no te ves capaz de definir a qué pueden llegar a saber esas tiras aceitosas de color amarillento pálido a las que no te atreverías a llamar…¿patatas?

Por contra están los segundos. Esas maravillosas personas que te encuentras en la vida y que desarrollan tu eudaimonía: el bien supremo del hombre. O de la mujer, ¡¡que ya estamos en el siglo XXI!!

Por descarte (René), están los “otros”, que no es la película de Amenábar… Si no esos ejemplares que no puedes catalogar y que jamás pasarán a formar parte de los otros estamentos por muchos intentos y esfuerzos que pongas en ello.

Si nos ponemos a mover y a intentar conseguir mover las fichas, algo tengo claro:
  • La familia y los compañeros, pueden llegar a ser amigos.
  • Los amigos podrían llegar a ser familia o compañeros.
  • Los compañeros podrían llegar a ser amigos o familia.
  • “Los otros”, podrían llegar a ser familia o compañeros. Pero en este caso, lo serían por imposición. Nunca por que tú quieras que así sea.
Pero jamás llegarán a ser amigos. Jamás.

Amigos se consideran a aquellos seres que compenetran con cierta parte de ti (penetrar en la forma metafórica, no seamos mal pensados). Amigos con los que ríes, lloras, juegas, participas en la vida... Por que así lo has querido tú. Me gustaría hacer entender a la gente que me lee que un amigo no es aquel que deja tirado al otro, con todo el morro porque hay gente nueva con quién pasárselo bien. Y cuando el verano se acabe y con el mismo, también, se vaya la novedad i que vuelvas a perseguir a aquel amigo que dejaste a un lado. Como si no pasara nada.

Tampoco los amigos echan la caballería por encima del otro porque no te gusta lo que te está diciendo. Ante todo sinceridad y humildad. Para eso están los amigos, para que te digan la verdad. Te duela o no. Si no, no serían tus amigos. Realmente, cuanto levantas batalla con tu amigo de una manera agresiva, acoso y con derribo inminente, te tendrías que plantear ¿así se trata a un amigo? ¿Realmente crees que es tu amigo?

El respeto ante esa persona también es fundamental. Te guste o no te guste lo que tienes delante o lo que tu amigo crea que es importante, si para él lo es, respétalo. Toma cierta importancia y apoyo pues es en lo que él cree. Aunque tu amigo sepa que no es algo en lo que tú creas, que te sientas identificado pero que sepa que aun así, tu amistad está por encima de toda ideología o creencia.

Cuidar esos aspectos ya sea con amigos, familias, compañeros… es lo más primordial. Si pasas la frontera del respeto para pasar a defraudar, acosar y derribar a una persona, ya no existe ese sentimiento de “amistad”. Yo más bien pasaría a nombrar a un estado de enemistad. Por lo tanto, lo más fácil es cerrar el chiringuito y cambiar de rumbo. No es necesario hacer daño a una persona que te pude considerar como amigo y que se encuentre según qué actitudes o respuestas. Hay que saber retirarse a tiempo y con valentía.

La satisfacción de saber que alguien cuenta contigo no tiene precio. Aun más que te digan a la cara lo que piensan de ti (parte buena o mala) pero todo en conjunto pasa a formar parte de esa ideología de “amistad”. No creo que tener a un amigo “hipócrita” sea parte de filosofía de vida.

Pero por suerte, estoy rodeado de buena gente. Gente con la que me lo paso genial y con la que puedo sentirme realizado. No os voy a engañar, durante este camino he visto de todo y con todo me he topado e, incluso, sigo evitando estar con según con quién. Y también con gente que no me ha considerado su amigo o que se ha sentido dolido por alguna acción por mi parte. Por desgracia, no soy perfecto y mis fallos tengo. Pero en cada etapa de mi vida, siempre he podido contar con gente, con gente real, del día a día. Haciendo balance, me doy cuenta de que nunca he estado solo, siempre he tenido gente a mi alrededor. A diario. Por eso, la vida de muchas vueltas y todo gira a una velocidad de vértigo. Pero si hago balance de estos años, a muchas personas tendría que nombrar ahora mismo por formar parte de mi “sociedad”. Desde el principio hasta ahora.

Consejo: cuidad a vuestra “gente”. Es lo más valioso que podéis tener.

Saludos y a la siguiente, más y peor.

Jotape

No hay comentarios:

Publicar un comentario