Páginas vistas en total

Diario personal jotapeniano

sábado, 27 de septiembre de 2014

De sábado a sábado y tiro porque me toca!


Caray! Ya ha pasado  una semana desde la última entrada. Qué ha pasado? Pues nada, que muchas cosas que hacer y cuando llega el momento de ponerme ya estoy tirado en el sofá aguantando por no dormirme y ver una serie, al menos. Qué serie? Pues ahora estoy enganchado a la tercera temporada de American Horror Story (coven). Me gusta esta serie. Ya me enganchó la primera temporada. La segunda empieza rara y no entiendes bien de qué va, pero está muy bien montada y el final, a mi gusto, es una pasada. Es una temporada dónde te enteras quién es el asesino en el capítulo 6 (creo) y pensé “qué gracia tendrá la serie hasta el capítulo 13?, pero creerme, me enganchó hasta el último segundo del último capítulo. En la tercera, pues como que empieza con brujas, akelarres y similares y así-así, pero me está enganchando. Cuando hayáis leído esto, seguramente ya haya visto  el último capítulo… así no me haréis spoiler! je je je.
Ha sido una semana intensa en muchos sentidos y  hubiera estado bien haber dejado toda la información que hubiera sido un recuerdo para el futuro. Voy a intentar resumir para que no quede en el olvido.
En primer lugar, sorpresa de cómo voy teniendo más práctica en mi retórica ante las personas. Tengo una capacidad que va en aumento que me está sorprendiendo. EStoy aprendiendo y no me está desagradando. Soy capaz de encaminar situaciones hacia lo correcto.
Segundo, una broma de muy mal gusto, que aunque sí es cierto que estoy acostumbrado a oírlas, me he estado guardando mi grado de molestia hasta que he explotado.  Para quién me ha hecho la broma se ha sorprendido y no lo entendía. Ahora entiende que no puede volver a hacer ese tipo de bromas pero sigue sin comprender que cómo otras personas pueden hacerme tipos de bromas y sólo me molestan las suyas. Es curioso cómo el ser humano busca en todo momento excusarse de sus acciones y encontrar el fallo en la otra persona. De hecho, con el tiempo he ido tejiendo las relaciones entre nosotros y me he dado cuenta de algunas actitudes celosas de otras personas hacia las personas con las que me rodeo. Nosotros nos juntamos con quién tenemos nuestros “feelings”, como digo yo. Con quién, finalmente, acabamos cogiendo mucho cariño. Hay ciertas connotaciones en algunas personas que hacen que no llegues a la cumbre de la amistad, se queda en amigos pero no con tanto roce. Hay que ser consciente de ello y darte cuenta que no eres la persona ideal, la media naranja de otras personas. En fin, poco a poco.
Tercero, he vuelto a los recuerdos de la mili. Encontrar la lista de tus compañeros de la mili me ha abierto mis recuerdo pero, por contra, hay muchos en la lista que no les recuerdo físicamente. Mierda de memoria! He recurrido al face y al google para intentar buscarlos y verles las caras. Interés? No, acojonado de porqué se me olvidan ciertas cosas. Me ha hecho gracia ver cómo el que vivía en  Badajoz, otro en Galicia, otro en Francia hayan acabado viviendo en poblaciones muy cercanas a la mía. Pero no tenía el contacto suficiente con ellos cómo para hacer por verlos. Con quién sí he querido remontar el contacto, es con Javi Leal y he encontrado a muchos de sus hermanos por el face (eran 10, creo) y les he dejado mensaje a los 6 que he encontrado. Pero creo que el destino es jugoso y no les han entrado mis mensajes en sus bandejas de entrada. Creo que se ha ido a esa que tenemos que pone “otros” y si no te das cuenta, ni las ves. Lo sé, porqué a mí me ha pasado que al cabo de un tiempo ver un “uno” en esa bandeja y ver que tenía un mensaje. No pierdo la esperanza y algún día supongo que lo verán… No se me ocurre nada más y llamar por teléfono a casa de sus padres, pues me da palo, la verdad…
Cuarto. Un día me he propuesto hacer un especial recuerdo de algo que me pasó hace muchos años. 22, para ser más exactos. No sé porqué, pues es algo que no cuento ni hablo y más porque ya pasó y remover algo tan trágico, es como … morboso, no sé. También porqué la gente que me rodea actualmente, no lo saben, o creo que no lo saben. Con los que estaba en su momento, siguen un contacto más distante conmigo, nos saludamos de tanto en tanto, pero son ellos los que saben lo que me pasó. Por algún motivo, a veces, tengo ciertas necesidades de explicar-recordar cosas y me gusta plasmarla en escrito. Me ha revuelto la memoria por un caso casi similar que tiene una compañera mía de trabajo con su hija. He podido dar consejos sobre algo que se piensan que no tengo ni idea, pero no saben bien que yo he vivido en tercera persona parte de lo que está viviendo ella. Se piensa que le aconsejo por lo que yo creo o pienso, pero no porque haya pasado por parte de lo que está pasando ella. Un día, lo recordaré. No es algo que me haga daño. Pasó y ya está. Pero hay flecos, historias por detrás que acabaron siendo cabos sin atar que, a día de hoy, a veces me pregunto “porqué?”. Lo dicho: un día lo contaré.
Por hoy me voy a despedir. Intentaré plasmar el día a día y no dejar que pase tanto porque si no, no tendré el recuerdo que quiero tener. Cuando sea mayor, lo plasmaré todo en un libro para que lo tengan de recuerdo mis hijos, mis nietos y, porqué no, todos los que vayan viniendo año tras año, centuria tras centuria, jejeje.
Ea, me voy a cenar que ya es hora!
Ciao!

No hay comentarios:

Publicar un comentario