Páginas vistas en total

Diario personal jotapeniano

viernes, 5 de abril de 2013

Casualidades (1)

 

No se si creer en las casualidad, pero muchas veces me pasa algo relacionado con ellas, que me hace creer que realmente están y, para recordarlas, las enumeraré para, en el futuro, recordar todas las veces en las cuales estas juguetonas casualidades han entrado y formado parte en mi vida cotidiana.

Hace unos días atrás, hablando con mi compañera de despacho del trabajo comentaba que para empezar en serio mi dieta, tendría que prepararme a conciencia. Desde mi hora del desayuno hasta la hora de la comida, hay demasiado tiempo a tener en cuenta para no caer en la tentación y pasar hambre. Por lo tanto, le comenté que estaría bien que me trajera unas barritas de cereales como tentempié. Pero claro, todas las barritas que venden no son naturales al 100% y menos las baratas. Y las caras, acabarán con mi economía “casera”. Por lo tanto le dije, que estaría bien saber cómo fabricarme barritas caseras para hacer por mi cuenta. Algo así como las magdalenas, bizcochos y condes que les hago a mis hijos para que no coman tanta bollería industrial. Ella me contestó: “busca por internet, seguro que encuentras algo”.

Pues ese mismo día, a través de un mensaje de facebook procedente de un amigo de mi prima, me llega dicho mensaje con alusión a una página web que había creado para que me la mirase a ver qué me parecía. Era una web de salud y le doy al ratón para echar el pertinente vistazo cuando a media altura me encuentro con este apartado:

barritas

Sorpresa, sorpresa!! Casualidad de las casualidades… sin tener que buscar por internet, llegaron solas hacia mí.  Barritas caseras que puedo hacer yo. Curioso, verdad?? Pues eso, casualidad, y no digáis que normalmente eso nos llega al correo, que va a ser que no.

Mira, escribiendo esto me ha venido a la cabeza otra casualidad, pero ésta es de hace tiempo, pero también tiene algo de singular y es que no es algo de lo cual se hable o trate normal o diariamente.

Estaba con mi masaje mensual (tengo una espalda bastante jodida) y María, que así se llama mi masajista la cual conozco de hace nada más y nada menos que 11 años!! o más!!, me empezó a explicar una historia que ha empezado hace poco sobre algo llamado “constelación familiar” (en otro momento explico en qué funciona, si me entero, porque es un poco complejo). Pues me explicó todo como funcionaba, qué hacían y todo lo relacionado con ello y yo, flipando, porque son historias muy raras y sorprendentes. Pues venía pensando por el camino en estas historias (las cuales nunca había oído hablar) y llegué a casa. Preparamos cenas, cenamos, recogemos y reviso mails y facebook. Cuál fue mi sorpresa cuando veo un mensaje en el correo de mi compi de despacho con el asunto “constelaciones familiares”. Y yo: “coño!, qué casualidad!!” Abro y me dice que una amiga se está dedicando a esto en Barcelona y que si estaba interesado que me lo mirase que está muy bien. Joder. Qué casualidad, vengo de enterarme de qué va eso de la constelación familiar y nada más llegar a casa me invitan a una constelación familiar. Como veréis, no son asuntos de los cuales se hablen habitualmente. Al menos conmigo, no.

Casualidades, verdad???

jotape firma

2 comentarios:

  1. pues no, no existen las casualidades..
    lo que pasa es que los escepticos
    utilizais esa palabra para describir
    un hecho al que no podeis-sabeis
    dar un nombre cientifico...

    ResponderEliminar