Páginas vistas en total

Diario personal jotapeniano

viernes, 24 de mayo de 2013

Reflexiones Jotapenianas (2)

 

Así decidí poner de nombre a este blog.

Dentro de este blog, diferentes entradas a todo aquello que llame mi atención, me indigne, me alegre o cualquier otro estado que pueda destacar en ellas. Guste o no guste a quien lo lea, lamentablemente, es mi yo más profundo y contra eso no puedo cambiar nada. Sale de mi interior. También lo podríamos llamar mi diario, mi carpeta de vivencias para mis futuras memorias. Me gusta escribir. Siempre lo he hecho y siempre lo haré. Desde muy joven comencé con cartas de correspondencia donde mi primo y yo llegamos a conocer a muchísimas personas, incluso en vivo y en directo. Chatear, blogs y alguno que otro sistema más, se han convertido en mi desahogo en este siglo para poder dar rienda suelta a mi faceta de escritor humilde (aunque nunca también como nuestro colega Eleco, jeje).

En mi anterior entrada hacía alusión a una posible actitud en relación a este blog. Cierto es que estuve dudando durante unos días en dar un giro rotundo a todo por algo que viví hace unos días que me descolocó totalmente. Como he dicho antes, me gusta dejar plasmado cosas en el blog para mantenerlo vivo, activo y no perder el ritmo aunque no sea diario, pero que vaya teniendo entradas mensualmente. Cuando algo no va bien, soy suficientemente maduro y sensato como para mantener distancia, dejar pasar el tiempo y como Maique dice usualmente “solo el tiempo dirá”. De momento, vamos a dejar que siga fluyendo, y “el tiempo dirá”. Eso sí, lo que en este blog quede plasmado, no será motivo de explicación alguna.

Cambiando el rumbo, he estado ligeramente desconectado un poco a causa de los exámenes de inglés para pasar al último curso. Decidí ponerme las pilas pues, si hay suerte, en quinto hay un profe nativo que estaría bien tenerlo para, al menos, repetir un par de veces. También he querido prepararme más a fondo en lo que era el “listening”. Noche tras noche he devorado películas, series, noticias de la BBC, etc… todo para tener un buen dominio del “oído inglés”. Aun así, falta mucho por aprender. El examen (bastante largo en la que a la duración se refiere) ya lo hice y ahora solo hace falta esperar los resultados de aquí a un mes. Sí, un mes!! Demasiado tiempo para esperar un resultado que, sinceramente, lo espero bajo o, incluso, suspendido. Recordar que para aprobar se necesita un 6,5. Aquí no sirve eso de un 5, no. En los idiomas, te exigen un mínimo de 6,5 de nota. En el anterior examen pasé con un 7 justito. Veremos a ver qué pasa con éste.

El examen oral fue, como diría yo?.. horrible? Para empezar, no empezó bien y acabó fatal. En clase solo coincido con la única partner que ha quedado desde primero. Muchos lo han dejado, otros han repetido y otros han cambiado de centro, días y horas. Es decir, que con ella llevo ya cuatro años juntos. Aun así, llevándonos bien, reconozco que estudiar o repasar con ella es un poco complicado. Además, ha coincidido justo con estos exámenes que tiene una situación familiar un poco complicada, y la mayoría del tiempo que hemos quedado para estudiar, se nos ha ido el tiempo explicando sus problemas con su pareja. No entiendo que me pasa con la gente, me deben de ver como un psicólogo o algo así. Siempre me cuentan cosas y me entero siempre de casi todo. A ver, tampoco es que me desagrade, solo que me llama la atención. Volviendo al tema, en el primer examen de avaluación, ella se cogió un grupo y yo, otro. En este examen final, la profe tenía que elegir los grupos. Todos dimos por supuesto que nos pondrían con gente con la que no tenemos relación (cosa que en este grupo de inglés, todos nos hemos llevado bien…) pero que dudábamos que la profe nos pusiera con quien siempre nos veía sentados en clase. Pues nos equivocamos todos. Nos puso con quien íbamos, nos sentábamos juntos y tal. Eso quiere decir, que me tocó con mi partner longeva (en el tiempo que llevamos juntos). Se que lo que voy a decir, suena fuerte, suena mal e incluso no me parece bien por mi parte, pero es lo que sentí, y contra eso no puedo luchar aunque quiera. Cuando vi el grupo que me tocó, es decir, mi partner y una chica que venía poco-poquísimo a clase, me sentó como un jarro de agua fría. ¿Porqué? Porque te juegas mucho en ese examen y lo que más anhelaba, era poder tener una conversación o una discusión con alguien lo más parecido posible al idioma en cuestión y durante un buen tiempo. Esas dos personas me frenarían en mi evolución. Por un momento, pensé en que la profe me la jugó, porque ni te puedes lucir ni puedes evolucionar. Desde luego, lo que siguió tampoco ayudó mucho por lo que comenté antes. Nuestras charlas acabaron en castellano y explicando los problemas familiares y con la otra compañera, fue totalmente imposible quedar antes del examen. No digo que no me interesen los problemas de los demás, pero era un mal momento para no dedicarle al inglés. El tiempo, no jugaba a nuestro favor. Me sentía mal porque no estaba contento y a la vez porque me sentía egoísta. Mi interés por el inglés es elevado y me hubiera gustado poder compartir mi nivel con otra persona o incluso haber aprendido más de lo que ya se. Cierto que puse todo mi empeño en ayudar y ayudar a mi partner, pero no siempre es posible conseguir las expectativas cuando la otra persona se frena y se frena en cosas insignificantes que por más que dices que eso no le hace bien, ella lo sigue haciendo.

Pero el día del examen, aun así, llegó. Nuestros compis que iban saliendo no lo hacían con cara de satisfacción (nuestra profe es bastante dura de carácter). Los nervios de mi otra compañera de grupo, se puso tan nerviosa que las manos le temblaban de una manera desorbitante. Nuestra profe ni se dignó en tranquilizarla y con esa cara entre asco y desprecio con la que te mira le dijo “go on”. Vamos, espabila que es tarde. Le miraba relajadamente y le hacía señas para que se relajara y al final, acabó hablando mirándome a mí porqué (después me lo confesó) se tranquilizó con mis gestos y así evitaba verle la cara a la ogro. Perdón, la profe. Llegó la hora de mi partner y sus nervios también jugaron lo suyo. A parte de decir frases sin sentido, dijo verbos que no estaban en tercera persona, se lió y la situación se asemejaba al último paseíllo antes de llegar al final del corredor, al corredor de la muerte. Llegó mi turno. Después de ver tantos nervios, los míos no estaba, se fueron. Describí el libro. Pero tanto relajamiento tuve que, se me olvidó la parte final del libro. Salvé la situación como pude y luego llegó la pregunta del millón, algo que a mí no se me da bien: interpretar los títulos de libros, películas o canciones. No siempre se a qué se deben los títulos. Pues lo mismo, no sabía porqué se llamaba así el libro que leí (our mutual friend by Charles Dickens). Realmente lo llegué a pensar durante la lectura o, más bien, al final de la misma, a qué se debería el título, pero no porque me lo fuera a preguntar la profe, si no más bien porque no lo entendía. Acabada la sesión de resumen de libros llegó la parte de hablar sobre dos temas: el coloquio. Empezamos bien, nos extendimos en el tiempo y antes de acabar el primer tema para empezar por el segundo nos dice: that’s all, that’s enough!… Madre mía, si me sacan sangre, no me pillan ni una gota. “Es suficiente”. Estuve a punto de decirle que aun faltaba el segundo tema, pero está claro, que lo sabía perfectamente, la profe. Por lo tanto, interpreto un “parad ya, que he tenido suficiente”. Me levanté, salí de clase y me largué fuera de la escuela. Mis compañeras vinieron detrás con cara desencajada. Los demás fuera, esperándonos. Yo también tuve suficiente. Pasé de ir a tomar la cerveza (más que nada porque ya eran las nueve de la noche y tenía ganas de cenar) y al subir para casa, coincidimos con nuestro profe de segundo, kevin. Con él, estuvimos hablando más de media hora y todo el rato en inglés. Todo con total fluidez, con naturalidad. ¿Porqué no nos podía haber ido así de bien durante el examen? Me preguntaba mi partner. Pues porque todos acabamos de los nervios con nuestra profesora. No hay más.

En fin, todo pasó y ahora toca estructurar nuevas actividades que me he propuesto llevar a cabo e intentar disfrutar un poco de la libertad que he recuperado después de tanto estudiar. Nuevas propuestas en mi vida que tenía ganas de volver a activar desde hace mucho tiempo.

jotape firma

2 comentarios:

  1. Oh, cuando tenga el libro más avanzado y si tienes tiempo y te parece una situación interesante te propongo que hagas una traducción al inclés :D

    yo lo de ver canales en inglés lo hago a veces, estoy tan cansado de la manipulación de los canales generalistas que casi que cuando enciendo la tele quiero que por lo menos me sirva para aprender inglés. Duro un cuarto de hora hasta que me explota el cerebro jeje

    y luego lo que sí veo son series americanas subtituladas en castellano. Supongo que lo próximo sería verlas en v.o. y con subtítulos en inglés.

    Sin subtítulos me cuesta mogollón interpretar lo que dicen sobretodo los americanos, los ingleses los encuentro más asequibles por su entonación y que usan el lenguaje de una manera más conservadora

    ResponderEliminar
  2. Ok, Estoy dispuesto al reto "english". Aunque aun me falta mucho por aprender... pero lo haremos lo mejor posible! ;-)

    Pues es lo mejor quepuedes hacer, ver y oír, oír y oír y, por supuesto, entender, porque si no... no hay nada que rascar. Yo aguanto un poco más (2 horas lo estoy aguantando). Pero claro, me juego más que tú en los exámenes, esstá claro.

    No está mal seguir con ese hábito. Te mejorará bastante y, la verdad, me encanta poder entender todo lo que dicen. Pensaba en ponerme de cara al francés, pero me estoy planteando comenzar con el alemán. Ya veremos. Primero, acabaremos con éste.

    ResponderEliminar