Páginas vistas en total

Diario personal jotapeniano

lunes, 12 de agosto de 2013

La unión es la fuerza

 

Eso dicen…

Una de las cosas que inculco en mis hijos es que son hermanos y que eso está por encima de todo. Lo más importante es tener a tu familia: tus padres, tus hermanos, tus sobrinos…diría a tus abuelos, pero como ya no los tengo, pero también, también… parte fundamental en toda saga familiar. Que sería sin nuestros abuelitos que tanto nos han mimado, ¿verdad?

Me llega a sorprender cómo se puede no dar importancia a esa actitud con la familia. Como una madre, no se esfuerza en tener unos hijos unidos y que se tengan en cuenta. Sorprendente es que tú seas de los que montes comidas, quedadas familiares y eventos varios y cuando te cansas ya de ser el único mono y en el cumpleaños de tus hijos te digan: ah, pues haz como los “otros” que no hacen nada… ¿no se te rompe el corazón cuando ves que no le da importancia ni al cumpleaños de sus nietos ni a que sus hijos y sus nietos de tanto en tanto tengan sus momentos de fiestas, encuentros y demás? ¿Será que no se preocupa o que sí? De hecho, por esa regla de tres, no tenemos más relación de familia de tres o cuatro veces al año, no más. Y si vas menguando esas tres o cuatro, al final se queda en… ¿nada?

Al final se basa en que estás más tiempo invitando y de invitados con los amigos que con la propia familia. ¿no? Qué queréis que os diga, seré muy chapado a la antigua, pero en mi familia el roce familiar es así y así se lo inculcaré a mis hijos. Puedo aceptar que la gente quiera ser de esa manera pero creo que se gana más teniendo una familia más unida y que se tengan en cuenta que una familia tan separada y distante. Seguiré luchando por los ideales de familia que me inculcaron y los seguiré defendiendo a capa y espada.

A veces, cuando hay muchos intereses por medio, eso cambia bastante. Es más fácil no invitar y así no tienes que moverte para nada, ni ensuciar tu casa y así, es más importante tu sacrificio de un día a estar con tu familia. Durante muchos años, más de diez, yo he disfrutado con eso. Cierto que te da trabajo, la presión de que todo salga bien, los preparativos, etc. Pero qué queréis que os diga, reuniones familiares son reuniones familiares y valen la pena.

Otra de las cosas que más pena me dan son los niños. Que te digan “quiero  ir a tu casa, quiero dormir en tu casa, díselo a mi madre” y ves que tienen esas  ganas pero nadie les hace caso y achacan, los adultos tutores de los mismos, a “es que van a molestar” y por más que digo “no molestan, al contrario!” y ves que sigue todo igual… me da pena por ellos, porque tienen ganas y ves que no les hacen caso, que les cortan las alas, las ilusiones. Al final, la compañía que acaban teniendo mis hijos son la de sus amigos que son los que vienen a pasar el día, a comer, a dormir, etc. y, encima, que a mí me gusta que corran sus amigos por casa con lo que yo valoro la amistad, pues ya me dirás… todos más contentos que unas pascuas… menos la madre, que tanto alboroto la trastoca, jajaja… pero solo es de tanto en tanto, como yo digo!! vale la pena el esfuerzo…

Un día comentaba con una compañera que todo ha cambiado en la familia. Ella recordaba que estaba su abuela, sus padres, sus tíos y ella y su hermano con sus primos, y que ahora todo era diferente. Yo le respondí que no ha cambiado eso.. simplemente que quien ha cambiado de sitio o situación es ella. Si hacemos recuento, están: los abuelos, los hijos y los nietos… en ese momento anterior, ella estaba en la posición “nietos” y por eso, estaba con sus primos. Ahora, ha pasado a “hijos”, los “nietos” son sus hijos con los hijos de sus hermanos y sus padres han pasado de “hijos” a “abuelos”. La situación es la misma, sólo que ha ella ha cambiado de posición. Se quedó pensando y dijo: es verdad, no había caído en eso. Claro, ella echaba en falta a sus primos, como entonces.. pero los primos están, sólo que son primos de sus hijos.

Pero ya cuando faltan los abuelos, ya es difícil seguir enganchando a parte más lejana de la familia. Tu familia inicial ha ido derivando en diferentes nuevas familias con nuevos miembros.

Lo importante, es continuar reuniendo a ese grupo llamado familia pero, a veces, ya se hace complicado si no se busca un esfuerzo común. Sin esfuerzo común, se apaga le llama de esa vela y si no se repone, al final acaba por esfumarse.

Quería hablar del tema, porque hace tiempo que lo llevo pensando y, aunque se que no van a leer este blog ni esta entrada, me gustaría dejar claro que aunque mi madre tiene sus cosas, siempre será la única persona en este mundo que se preocupará de mí y la que sufrirá de verdad, como yo sufro por mis hijos. Aunque tenga nietos, sé que mis hermanos y yo, somos su debilidad. Y a mi hermano por hacerme sentir que estoy tan cerca de él aunque esté a muchos kilómetros de distancia. Ahora entiendo muchas veces aquellas reprimendas de mi madre: “¿has ido a ver a tu hermano?, que hace días que no vas y ya está mosqueado” y, entonces, veía un coñazo y ahora me doy cuenta de lo importante que es para una madre ver a sus hijos bien unidos. Aunque a veces se queja de que no se entera de nada, que todo nos lo hacemos entre nosotros. Y tiene razón!! jajaja.. pero es lo que nos ha inculcado y ahora… a las consecuencias!!! jajaja…

Por contra, me queda mi otro hermano, el mayor y mi padre. Los dos desconocidos en esta historia. A veces pienso que se avienen más los familiares cuando hay algunos que no lo están o se pierden por el camino. Te hace ver que lo único que te queda, mejor no perderlo, no? Jaja.. bueno, no es el caso. El hermano mayor, ni le conozco y a mi padre, menos. Pero eso es más largo de explicar.

De toda esta historia, me quedo con algo con lo que no tengo palabras cuando lo siento, y son esos abrazos que te dan tan fuertes tanto tus hijos como tus sobrinos a los que adoro con locura, porque son la pura inocencia y se, por la forma en que me abrazan (y luego me dicen al oído que se quieren venir a dormir a mi casa, jeje…), que saben lo que siento por ellos y, ellos, te corresponden. Y eso, no tiene precio alguno.

jotape firma

4 comentarios:

  1. pensaba que esta mañana al leer esta entrada habia dejado el comentario....estoy fatal ¡¡

    mira jp, la familia no se elige, esto es un hecho.
    Yo podria contarte millones de putadas que me ha hecho algunos miembro de mi familia, y si preguntas por ahi veras que en todas las casas hay roces de menor o mayor importancia.

    La famosa frase de "dos no pelean si uno no quiere" podria perfectamente convertirse en "dos no se quieren si uno no quiere", te lo digo porque por mas que tu quieras que tu familia permanezca unida, si a tus familiares se la bufa, ya te puedes poner como quieras que te va a dar igual.

    Esto es como todo, la escala de valores es muy personal. Para ti la familia es muy importante, esta en lo mas alto de tu lista, pero esto no es necesariamente igual para las demas personas que se dicen familiares tuyos, o puede que simplemente la familia se la traiga al pairo...directamente.

    A estas alturas yo ya no distingo entre aquellos con los que comparto ADN y los que no...tan solo busco que me quieran y me respeten y asi sera mi respuesta hacia ellos, asi de sencillo.

    Tus hijos que querran o no, conforme sean compatibles sus personalidades, pero si que es
    verdad que al inculcarles respeto el uno por el otro estas plantando la semilla del amor entre ellos,ya que sin respeto no puede haber amor.

    Joer que parrafada te he soltado, pero es que el tema esta candente para mi.

    ResponderEliminar
  2. Ya veo, ya, que está candente para ti, jejeje..
    Un día, hablando con una compi-curro comentaba sobre los valores que intentas darles a los hijos. Ella me decía que los hijos los llevan de serie y harán lo que quieran en el futuro. Pero yo le dije que hicieran lo que hicieran, nunca me podrían reprochar que yo no les inculqué nada. Bajo mi triste opinión, creo que hay valores que hay que tener en cuenta y no pasar por alto. Por lo tanto, como orgulloso que estoy de los valores que me inculcaron a mi, también los intentaré dejar en herencia a los míos. Cierto es que, en mi caso, tengo dos sujetos a mi cargo y cada uno de ellos, tienen una forma de ser que ya destaca bastante. Es como lo de las familias, comparas entre dos y dices, anda, cada uno corresponde a la actitud de cada una de ellas. Aun así, no me cansaré de insistir e insistir para que se equiparen ambos a una mejor actitud. Así lo vemos "los padres" y así hemos decidido llevarlo a cabo, no es sólo una decisión mía, es compartida.

    Pero analizando cada uno de ellos, te das cuenta que lo común en estas situaciones semejantes es el egoísmo y la comodidad. El ser que es egoísta y comodón, se mueve más por el interés. Si no saca beneficio a su esfuerzo, entonces se queda en casa y pasa de todo. Es así.

    Pero sabes lo que más me jode en estas situaciones, la fachada que se montan. Son capaces de hacer un evento y colgar públicamente fotos y comentarios alardeando de familia pero luego, en la práctica, pueden pasar meses y meses sin saber nada de nada. Si eres desapegado, pues lo eres, qué le vamos a hacer, pero alardear de algo que no eres de cada al resto... no sé qué beneficio sacas. A mi me gusta montar eventos porque me apetece y lo disfruto siempre que puedo. Ahora, para uno que hago, hacer de todo un alarde de publicidad... pues lo que digo siempre, fantasmear está a la orden del día.

    ResponderEliminar
  3. buena entrada jp. Lo ideal sería poder estar agusto en las reuniones familiares. Si eso se produce es uno de las mejores cosas de la vida. Pero si la familia se junta por juntarse, por tradición sólo pues es algo tedioso. Si sólo fuera formalismo pues lo mejor es no quemar algo que puede quedar en el recuerdo. Otra cosa que me preocupa es la nula representación de la gente mayor, los abuelos, en televisión. La familia comienza y acaba con los padres y los hijos. Los abuelos no aparecen y tampoco primos o sobrinos. Vamos hacia un modelo americano y eso no me gusta nada.

    ResponderEliminar
  4. El modelo americano solo se puede implantar si nosotros queremos. Pienso que los abuelos son parte importante de la familia y, por suerte, en España aun se tienen en cuenta abuelos y, incluso, algunos bisabuelos en algunas familias. Por lo menos los que tenemos cierto respeto. Pero... la cuestión que abordaba es la de "cabeza de familia" por no mantener unida una familia y mi queja era por no darle importancia a mantener una familia unida. Por eso, haga lo que haga la televisión, somos nosotros mismos los que debemos mantener en pie la unidad familiar y no dejarnos embaucar por estereotipos que no llevan a ninguna parte o que reduce la unidad familiar a primer y segundo grado.

    ResponderEliminar