Páginas vistas en total

Diario personal jotapeniano

sábado, 29 de junio de 2013

Adiós, adiós!


No es una despedida por mi parte, no. Puede que os lo que voy a decir pueda parecer una completa chorrada, pero como soy sentimental, lo soy con todo, aunque sea con una montaña de chatarra.
20130627_162401
Pero es que no sólo es un coche. Es parte de mi vida en poco más de 13 años. Con él hemos vivido nuestras experiencias. Hemos viajado a Asturias, Toledo, Madrid, Zaragoza, Francia y nos hemos recorrido una buena parte de nuestra tierra, la que nos ha visto nacer y crecer. Igual que él ha aguantado el peso de un niño, cochecito, sillas, capazos, otra niña, otro cochecito y como un campeón ha aguantado todos estos 13 años. También ha sido, en momentos, mi amargura por pasar un momento delicado en temas de ansiedad.  No es mi primer coche, es mi segundo. Pero cuando hice las prácticas por allá los 18 añitos, en Badajoz, me tocó hacer las prácticas con un Astra también, pero el modelo anterior.
astra 1992
Creo que hasta incluso era de éste color (esta foto la he sacado de internet). Cuando hice las prácticas me dije: “ me compraré en cuanto pueda un astra”. Pero en cuanto pude, sólo me pude permitir un coche de segunda mano, un Renault Clio con starter manual  que me gasté más dinero en él en 6 años que si me hubiera comprado un coche nuevo. Los coches son una lotería. Y poco después de casarnos,  a los  6 meses decidimos cambiar el clio por un coche nuevo. Y entonces salió mi deseo de nuevo por aquel Astra con el que me quedé con las ganas. Pero ya había salido un nuevo modelo (que es el que me compré) y del cual, no me he podido arrepentir en toda mi trayectoria con él. Como tenía obsesión por el Astra, solo fuímos al concesionario a preguntar precio y modelos y salimos con él.
Aunque el Renault Clio fue el primer coche y en él, también vivimos nuestras experiencias como noviosclio-rt-5-puertas-full_MLA-F-3414146258_112012 y seguro que, aunque ahora no me vengan muchas historias, está claro que muchas las habremos vivido. Aunque ahora mismo me acuerdo las veces que me dejó tirado (una vez en mitad de la autopista que se rompió la correa  de distribución con tan mala pata que reventó el tubo del radiador, esparció toda el agua y claro, no hacía más que salir humo (vapor). Por suerte la grúa tardó 10 minutos porque venía de Barcelona hacia Mataró y tuvimos esa suerte. La segunda vez se rompió el cable del acelerador y ala, a esperar otra vez a la grúa. Esta vez, tardó hora y media. También con el Clio fue aquella historia que expliqué en el blog Territorio Besugo que había perdido el coche en aeropuerto, en las calles de Barcelona. Pero vaya, no era culpa del coche, era culpa mía. Pero vaya, aquella experiencia fue con el clio.
Pero como decía, el Astra se ha llevado la parte más importante de mi vida. Unos años de mi vida más fuertes, más marcados por muchos aspectos, como buenos y malos. Dejarlo  allí, en el concesionario fue un poco tristoncillo, pero ya se ha hecho mayor y había que hacer un gran esfuerzo en mantenerlo. Cambiarlo por uno de nuevo era lo más sensato después del buen servicio que nos ha dado durante todo  este tiempo que ha estado con nosotros. Aún así, he aguantado lo que he podido con él antes de entregarlo hasta que el del concesionario me pegó el toque: “Jordi, lo vienes a buscar o qué??”. Y allí lo dejamos. La foto está hecha justo antes de entrarlo en el concesionario para cambiar las cosas del viejo al nuevo.
El cambio, tampoco ha sido tan brusco… Nos hemos cogido otro Astra… pero un hermano un poco más grande y…. más elegante, porqué no decirlo.
20130613_175604
Poco a poco, nuestros vehículos han ido creciendo. Como crecen nuestras vidas, nuestros hijos. Todo va creciendo. A todos les digo lo mismo: “ojalá se porte la mitad de lo que se ha portado el otro, ojalá” porque eso  ya será una superación.
Ha sido una entrada “rara”, automovilística, pero tenía ganas de dejar en el recuerdo este momento para mí, un pelín sentimental. Llevo dos días con él y no dejo de pensar en el otro. Pero como todo en esta vida, nos acabamos acostumbrando.
Y vosotras/os? Tenéis una experiencia que contar referente a algún coche o historia similar a la mía. Casi creo adivinar que, Jesús, cambia de coche más a menudo por su trabajo. ¿Me equivoco?
Saludos.
jotape firma


2 comentarios:

  1. No me puedo creer, que te hayas quitado de encima ese maletero tan hermoso para guardar niños, jejeje pero veo que eres un truhan y ahora te pillas uno para que te quepan los dos jajajaja.

    Disfrutarlo muchisimo, verás como en poco tiempo, el sentimentalisto por el viejo coche se queda en nada.

    ResponderEliminar
  2. ...

    Pues congratulations por tu nuevo cuatro ruedas chavalín :D jeje...Y es verdad, no sólo se coge cariño a QUIEN te acompaña en la vida, también a QUE.

    Ahora estarás en la etapa esa de: no fumes en el coche, no comas patatas fritas en el coche, cierra la puerta despacio, eso no lo meto al maletero........jijijijiji :D Pero luego a las pocas semanas o meses ya se pasa jeje....

    Que te dure muchos años y lo más importante, que sea participe de muuuuuuchos buenos momentos en vuestra vida ;)

    ...

    ResponderEliminar