Páginas vistas en total

Diario personal jotapeniano

sábado, 11 de octubre de 2014

Defectos!! (2)

 

Mi anterior entrada fue un poco de cachondeo. Imagino que algunos lo pillasteis, los que no, os lo explico sin problema.

Ahora, en serio, toca hablar de algún que otro defectillo, no? A ver si todo va a ser “flors i violes” como dicen por mi tierra.

Es difícil hablar  mal de uno mismo, ¿verdad? Pues soy un poco obsesivo con algunos temas y cansino, porqué no. Si me gusta algo que creo que es la monda, a las otras personas les obligo a que también lo hagan, vean o escuchen, dependiendo del asunto a tratar. No soy consciente de mi obsesión. Pero todo viene por la concepción de que si me ha gustado, le tiene que gustar al otro sujeto. Me pongo muy cansino para que las otras personas hagan, vean o escuchen algo que yo he hecho, visto o oído.

Soy una persona un pelín detallista pero, a la vez, hay momentos que se me olvidan algunos detalles importantes y que hacen que me sienta fatal si se me olvidó…

Soy muy amigo de mis amigos, en exceso, pero muy enemigo de mis enemigos. Soy un ser perverso y malvado cuando se trata de los enemigos. Aun así, reconozco que eso es algo nuevo en mí. He pasado y vivido momentos chungos con gente gilipollas y siempre he dado mi brazo a torcer. Desde un tiempo hasta aquí, eso ha cambiado y me he vuelto un ser despreciable ante personas que no se interesan por mí o por mi familia. Estoy aprendiendo, por eso, aun se me escapan obras de buena caridad, pero cada vez me voy frenando más.

Soy pesado para hacer creer a alguien que lo que hace no es correcto y le aconsejo de porqué camino tiene que ir para ir bien. Un día lo comentaba con J y él me abrió los ojos, muy a mi pesar, y me dijo: “se tienen que dar cuenta, ellos, aunque te cueste ver como van a la deriva”. Es cierto, he aprendido a dar el consejo correcto pero aceptar que el resto son los que tienen que escoger qué camino quieren seguir. Si no es a buen puerto, ya no es mi problema. No podemos ser Dios.

Me cuesta decir “No” o decir las cosas que pueden hacer daño a otras personas. Antes, marcaré la distancia y me alejaré de ellas, marcando distancia. Es curioso, pues gente hacen eso conmigo, pero yo soy incapaz de decir algo “malo” al resto… Eso, también lo estoy mejorando y alguna que otra ya he hecho aplicando ese criterio.

Soy borde, muy borde en situaciones extremas. Digamos, que pierdo los papeles en lo que a borde se refiere. Ya no sé si es porqué de naturaleza soy borde o porque mi ironía, en mis buenos momentos, se transforma en bordería. Pero borde del 15… una pasada!! Lo bueno es que se me pasa de seguida y soy capaz de pedir disculpas y arreglarlo… si no, estaría solo. De hecho, es un factor en el cual estoy cambiando últimamente. La sangre no me hierve tanto y he conseguido ser bastante racional y poco visceral. Escucho atentamente, anoto en mi mente y cuando la otra persona ha acabado, analizo rápidamente mis palabras y escupo con una sutileza que hasta mí me está sorprendiendo últimamente.

Uno de los fallos más grandes que tiene mi sistema central operativo interno (ole!! que bien me ha salido!!) es que lo que hago por los demás, lo hago porque me interesan, porque me preocupan. Cuando esos demás, no hacen lo mismo por mí, los juzgo a razón de mi forma de ser. Me explico: si te pasa algo y acudo rápidamente a ti, para darte mi apoyo y la otra persona, cuando a mí me pasa algo y necesito su apoyo y no lo tengo, ya pienso que le importo una mierda. Puede sonar raro y con muchos matices. A grandes rasgos, sigo pensando lo mismo y no he cambiado mucho en ese aspecto. Algunos, podréis decir que depende de lo detallista que sea la persona, otros que tengo razón y tal, y tal, y tal… Está claro que de opiniones hay muchas y dispares y a cuál la mejor. En el transcurso de mi vida, me ha pasado de las dos vertientes. Hasta el momento, he aplicado dos diferentes métodos:

  • Si la persona, cuando se lo recrimino, se disculpa porque no ha pensado, o por cualquier otro motivo, noto que le sabe mal no haber estado a mi lado, perdono, pues está claro que le ha sabido mal.
  • Por el contrario, paso olímpicamente de la persona y empiezo a actuar de la misma manera tan descarada como lo hacen el resto. Por lo tanto, pierden mi interés por ellos.

Puede sonar muy calculador lo que he comentado, pero no, al final, lo vas haciendo por inercia y con una naturalidad aplastante. Me he dado cuenta que no vale la pena gastar energías con quién no me apetece.

En fin, una parte de mis defectos. Aun hay más, no se vayan todavía, pero eso, más adelante!!

Saludos y la firma sigue sin salir bien ni con ayuda de Maique… qué le vamos a hacer!!

Ciaoo!!!

logo jotape

1 comentario:

  1. ...
    Hago un resumen: Obseso ydesmemoriado (y esto veo que lo repites en más de una entrada, que se te olvida coger la bolsa al niño, que si nosequé....¡toma nueces!! que van bien para la memoria...o al menos eso dicen, porque mi memoria es un desastre....y digo que eso dicen porque no se si funcionan, nunca me acuerdo de comerlas :P

    Seguiremos atentos a las siguientes decenas de entradas con tus defectos :-)

    ResponderEliminar