Páginas vistas en total

Diario personal jotapeniano

domingo, 12 de octubre de 2014

Fiesta, fiesta!!

 

Pues sí, porqué no? Ya lo he comentado por el face, pero no está mal dejarlo como1796522_10152759881953480_8215631684984225520_n recuerdo. Aquí, al spiderman que veis, no es nada del otro mundo. Pero quiero que imaginéis la situación. Salimos para fumar (bueno, yo acompaño para que me de el aire) y en el rellano te encuentras medio vestido, a un tipo que se queda con los ojos como platos, y medio vestido de spiderman. Se crea una situación curiosa y yo suelto con naturalidad: “coño!! Spiderman!!” y la otra compi que venía conmigo le dice: “Te has equivocado, la fiesta es aquí” señalando de la fiesta de donde salíamos. Le pregunta que si puede venir y nos responde que eso se lo digamos a su jefa que está dentro. Después, al entrar, su novia le estaba acabando de poner el disfraz. Por cómo se lo ponía me di cuenta de porqué estaba sin acabar de ponérselo, es que ese tejido tan ajustado no se lo podía acabar de poner él solo. Si os fijáis, detrás de él se ve unos zapatos de mujer. Pues cuando hice la foto, la hice sin que se viera la muchacha, que así me lo pidió. A raíz de eso, todo fueron bromas y cachondeo de todo tipo que hizo que mi mandíbula se me desplazara de tanta risa. Suerte de estos momentos curiosos!!

Cuando celebro este tipo de fiestas, me acuerdo de que nosotros no pudimos celebrar este tipo de fiestas. Cuando mi mujer celebró los 40, coincidió con una situación familiar delicada y también con lo de su padre y, no estaba el patio para mucha fiesta. Cuando pasó todo lo que pasó, ya nos acercábamos a los 41 y ya no venía a cuento. Cuando llegó mi turno fue peor de lo peor…cumplí los 40 un miércoles y el jueves estaba comprando billetes para irme de urgencia al pueblo. Después, vinieron las fiestas amargas, muy amargas, pero ya no por lo que vivimos en mi familia, si no por el golpe que se llevó mi mujer por otro lado, lo cual prefiero no contar. Cuando nos fuimos a Amsterdam, justo antes de cumplir los 40, ya le dije que eran sus 40 y los míos, para al menos celebrarlos de alguna manera especial.

Este tipo de fiestas son chulas cuando puedes invitar a todo aquel que quieras sin ningún tipo de compromiso (no es como una boda que tienes que invitar a toda la familia para que tus padres no se pongan como una moto…) pero cuando hay personas que ya no te apetece invitar y que estás obligado a invitar por circunstancias varias, al final optas por no hacer nada y te acabas jodiendo tú, como siempre. Esto se está convirtiendo en una rutina, un espiral peligroso del cual es complicado salir. Bueno, sí se sale, pero habrá que esperar mucho tiempo para poder salir. Eso sí, ya he avisado, cuando llegue el momento, se sale, vamos que si se sale!! Pero para siempre!! Las oportunidades han ido pasando y ninguna se ha cogido, por lo tanto, interés poco. A la mierda!!

Por otra parte, hoy teníamos otro cumpleaños que, se ha suspendido. No sé los motivos ni sé nada, porque forma parte de algo de lo cual, no entro. Se suspende pero se intenta compenetrar con otro. Luego, tampoco puede ser y al final… nada. Un consejillo a todos los padres: mis hijos han tenido todos sus cumpleaños hasta que la madre se ha cansado, pero hasta entonces, los he celebrado. Es la ilusión de ellos. No se la quitéis. No es justo. Tienen que disfrutar de su día con la familia, el pastel y los regalitos. Si le negáis eso, qué gracia tendrán en el futuro? Pues eso, pensad en ellos y en sus ilusiones. No penséis tanto en vosotros. Nosotros ahora, les hemos dado vía libre para las fiestas con sus amigos. Hemos pasado de la familia, a los amigos. Al fin y al cabo, son recíprocas las fiestas, con los amigos quiero decir. Y al final, entran en ese bucle de fiestas con amigos y no echan cuenta con la familia. De hecho, este año el niño nos pedía que no quería fiesta con la familia. Luego nos dimos cuenta que si empezábamos a nombrar, nos llevamos una sorpresa de quién quería que viniera y quién no. Los niños no son tan tontos como pensamos y cogen más cosas de las que cogemos nosotros. Pero vamos, hasta ahora, ha tenido siempre una pequeña fiesta en casa.

Sabéis ese refrán de “quién siembra, recoje?” Pues a veces, no es cierto. A veces, siembras y te recogen la cosecha. Luego los que te recogen tu cosecha, no te siembra nada a ti. Qué rabia me da esa peña. Pero al final, optas por… siembro y aviso a quién quiero que recoja. Al resto… que le den!!

Ala, me voy a dormir que ha sido un día entretenido.

Saludos!

logo jotape

No hay comentarios:

Publicar un comentario